Siempre exite un inicio

¿Quién soy?

 

Un joven aficionado que desde muy temprana edad empezó con la exploración y la inevitable destrucción de las maravillas tecnológicas del hogar y en particular de todo aquello que se pudiera relacionar con el exótico mundo del HIFI, que con el tiempo se convirtió en una pasión que ha ido incrementando en los últimos años y que, gracias al constante enriquecimiento de los conocimientos básicos y necesarios, ha conocido nuevas fronteras en el mundo de los altavoces.

 

Pues como todo fanático del sonido y de la buena música (o mala) tenía la necesidad de equiparme con un buen equipo capaz de trasladarme física y mentalmente en la sala de concierto, y como todo buen muchachote, mis primeros instrumentos fueron un par de audífonos de todo respeto de un famoso productor austríaco que lograron con su cometido, regalándome inolvidables sesiones musicales en mis tiempos libres.

¿Cómo empezo?

 

Bueno, luego llegó el siguiente paso, el más largo: los altavoces. Y como cualquier otro novato, empecé con un par de torres que el mercado me ofrecía confiando en la buena calidad que aparentemente una famosa marca podría garantizar.

En realidad, el pasar del tiempo y la creciente insatisfacción empezaron a revelar la verdadera cara del mercado: la baja calidad. Fue así que mis manos traviesas empezaron con aquella insana actividad que muchos llaman "tweaking", es decir modificaciones y mejoras, que me llevó a la conclusión final de que lo hecho en casa, siempre es mejor de lo que vende el chino.

 

¿Cómo nació AndeanVox?

 

Pues fueron básicamente la insatisfacción y el deseo de hacerlo por mi mismo que me condujeron cada vez más sobre este camino: la ruta del HUM. De la misma manera, la ambición y el deseo de satisfacer mi ego fueron fundamentales en darme la determinación necesaria para dar vida a mis criaturas, que cogían forma poco a poco en mi garaje.

Mi ego era mucho más fuerte y no podía resistirme... tenía que dar Vox a mis criaturas... así que lo más lógico me pareció dedicar un espacio todo mio para del desfogue de mi Voz Andina.

¿Qué piensa AndeanVox sobre las cajas acústicas?

 

No cabe duda de que los altavoces jueguen un rol importante en la reproducción de nuestros discos preferidos, sin embargo estos no han de ser un factor más de alteraciones y por lo tanto deberán tener un comportamiento totalmente neutral, es decir sin ninguna ecualización adicional con agudos, medios y graves que suenen con la misma diferencia de intensidad de la que se quizo durante la grabación.

 

Las características que se privilegian en AndeanVox:

 

  • Altavoces con un sonido completo, sin carencias. Lo ideal sería un altavoz con sensibilidad de 90db tanto a 1khz como a 20hz...
  • El mejor filtro de cruces es aquel que no exite.
  • Por lo tanto, el circuito de filtro será siempre el más sencillo posible, con el menor número de componentes "inductivos".
  • "El tamaño cuenta", las leyes de la física indican que los altavoces más grandes hacen el mismo trabajo con menor esfuerzo.
  • También es importante la impedancia, por lo que será mejor montar un transductor grande de 10" con impedancia 8 (por ejemplo) en vez de dostransductores pequeños de 6" con una impedancia total de 4 ohm. Tu amplificador te lo agradecerá, ¡créeme!
  • En campo Hi-FI, las conexiones en paralelo son las mejores, puesto que sólo de esta manera los transductores reciben "el mismo sonido" (diferencia de pontencial dirían los amigos ingenieros)
  • Cajas robustas y sordas, cuyas vibraciones no interfieran con el sonido delantero emitido por los altavoces.
  • Baffles, recintos, filtros y formas juegan en torno a los transductores, no lo contrario.

 

¿Como lo haces?

 

Muchos piensan que soy carpintero de profesión y la verdad es que para mí es un gran halago, ahora tengo mucho respeto por los carpinteros y ebanistas ya que con la experiencia he aprendido que tal oficio es sólo para pocos valientes.

 

Pues cuando empecé a construir mis primeras cajas no tenía ni la menor idea de lo que hacía, simplemente me lancé a la aventura aprendiéndolo todo al por venir, de día en día. Y fue así que de paso en paso y aprendiendo de mis errores, mejoré mi técnica hasta llegar a lo que para mí es mi obra maestra: el OVNI.

 

En cuanto a la parte electrónica, el cuento es el mismo.

 

 

Bueno, no olvidéis pasar por el apartado principal de mi página web: los ALTAVOCES.